Dame la luz…

Estándar

Dame la luz de tus ojos para poder ver con amor.

Dame la luz de tu alma para poder brillar con armonía.

Dame la luz de tu corazón para poder sentir con ilusión.

Dame la luz de tu vida para poder caminar hacia vos.

Anuncios

Y me bastó…

Estándar

Sólo bastó un beso para darme cuenta que te amo.

Sólo bastó un abrazo para darme cuenta que te siento parte de mí.

Sólo bastó un “te amo” para darme cuenta que por tu amor es que vivo.

Sólo bastó una sonrisa para darme cuenta que gracias a vos la felicidad existe. 

¿Y si mejor decimos adiós?

Estándar

Tantas veces ha sido un “hasta luego” disfrazado de un adiós.

Tantas veces ha sido ” , ” donde debió ser punto final.

Tantas veces he sonreído cuando he debido llorar.

Y tantas veces he llorado cuando he debido reír.

He alargado historias y he acabado con otras.

Y estoy aquí…

con el corazón y la razón discutiendo,

con el alma y el cuerpo enloqueciendo,

con la vida y la muerte apareciendo. 

¿No será mejor…  

… decirte adiós?

… mandarte a la luna con un punto final?

… sonreír porque pude amarte, y me amaste?

… llorar porque estoy feliz por tenerte y a la vez triste por tener que dejarte ir?

¿No será mejor escribir y alargar una nueva historia y acabar con la que está escrita ya?

Historia

Estándar

Todas las noches escribiendo nuestra historia,

no la tuya, no la mía, sino… la de nosotros.

Una historia de vos y yo, pero juntos…

juntos por sobre todas las cosas.

 

Una historia en la que las sonrisas no dejaban de bailar en nuestros labios.

Una historia en la que las lágrimas corrían de felicidad por nuestras mejillas.

Una historia en la que la pureza de un amor era la base de nuestros actos.

Una historia en la que no cabía la posibilidad de una separación.

 

Decime, ahora… ¿qué historia voy a escribir?

¿Será que puedo continuar mi historia si vos no estás para crearla conmigo?

Yo siempre tan pendiente de vos, y vos siempre tan pendiente de mi.

Y ahora… ¡¿Qué?!

Mi abuelo PAYAN

Estándar

El mejor abuelo del mundo lo tengo yo,

lo veo, lo creo, lo siento, y me lo ha dicho Dios.

De que él sea “mi padre”, estoy muy contenta hoy. 

 

Recuerdo de pequeña, hasta miedo le tenía,

de el recibía un regaño casi todos los días,

a veces me escondía cuando sabía que ya venía,

pero de lo que hacía, casi siempre me reía.

 

Cuando iba al cuarto de Payan,

siempre pasaba cortando un arrayán.

En su hamaca mi día parecía no acabar,

y ahí a todas horas me encantaba descansar.

 

Payan no es solo mi abuelo,

también es mi padre y amigo.

En sus brazos encuentro consuelo,

porque él es muy bueno conmigo.

 

Gracias Payan por sus regaños,

gracias Payan por su cariño,

gracias por guiar a sus rebaños,

y por hacernos mejores personas cada día, año con año.

 

 

En este día especial,

un poema le quiero dedicar,

y muy humildemente le digo:

Lo amo y, ¡Feliz día Papá! 

 

Un viernes escribí…

Estándar

¿Difícil? Difícil es verte y aparentar que no me importa.

¿Ironía? Ironía es extrañarte cuando fui yo quien te dejó ir.

¿Mariposas? Mariposas son las que me bailan cuando vos estas cerca.

¿Lindo? Lindo es recordar las palabras que me cambiaron la vida.

¿Tonta? Tonta fui yo por dejarte partir.

¿Absurdo? Absurdo es el rechazo que creó el muro por el cual nunca entrabas.

¿Amor? Amor es lo que yo tengo para vos.

¿Esperanza? Esperanza es la que tengo, de que al menos amigos volvamos a ser.